Search

ven y conocerás

el templo

El templo es un lugar donde la verdadera tradición napolitana se combina con la pasión de la nueva generación. La mejor pizza napolitana en un lugar fresco y acogedor, donde poder disfrutar la experiencia de principio a fin. ¿O creías que el templo únicamente iba a ser para comer pizza?

siempre con

el fuego encendido

Llega con nosotros al corazón de Nápoles al más estilo LACANDELLA. El #PUROFUEGO y la pura pasión siempre ready para recibirte. Te esperamos para probar la experiencia de LACANDELLA, pero ojo, avisamos que podrías volverte adicto.

NUESTRA CARTA

¿EMPEZAMOS?

En LACANDELLA podrás probar desde la burrata Bianchini Km0 bien fresquita, hasta La Nostra César, nuestra versión de la clásica ensalada César de toda la vida, pero esta con un poco más de ‘’Crunch’’ ;)

LO QUE NOS HACE DIFERENTES

Lo que nos hace diferentes es lo más buscado por muchos de nuestros comensales…

LA VERACE PIZZA NAPOLETANA.
Nuestros pizzaioli utilizan su proceso más creativo día a día para conseguir que
nuestra masa sea única. Esto unido a nuestra variedad de productos más tradicionales y km0, hacen justicia a su título de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

¿TE QUEDA UN HUEQUITO?

En nuestro templo tenemos todo tipo de postres para esos huequitos que se te suelen quedar libres en la barriga…. y si tienes gula, nuestros postres son perfectos para satisfacerla.

ESE VASITO DE FRUTA FRESCA...

¿Creías que la pizza solo se acompañaba con las clásicas bebidas? Aquí no, ya avisamos que combinábamos la tradición con la pasión de la nueva generación. Y nuestras frutas, son pura pasión.

EL VINO TODO LO HACE POSIBLE

En el templo te ofrecemos una variedad de vinos seleccionados, para que hasta
los paladares más exquisitos disfruten de una vorágine de sabores. Un templo
sin buen vino, no es un buen templo.

¡ESTAMOS DESEANDO QUE DISFRUTES

DE TU TEMPLO Y DE LA PIZZA NAPOLITANA!

Hay veces que encontrar un sitio en el templo no es fácil.

Lo que si es muy fácil, es decidir qué día te apetece venir y reservar con antelación. Siempre se dice que es mejor no esperar a último momento. O sí.